·té blanco·Té para el frío·tea time

Té Blanco

El té blanco se distingue del resto, por el aspecto y el tamaño de sus hojas y de las yemas que lo componen.

Probablemente este té es el más delicado de todos. Tiene muy poca elaboración, ni fermentación ni oxidación, y su sabor es muy sutil, muy ligero, mucho menos marcado, que los tés negros.  Los no iniciados tal vez deban hacer dos o más intentos antes de poder apreciar toda su fineza. Los tés blancos se degustan solos, sin azúcar y no demasiado calientes. Su tiempo de infusión es particularmente largo, ya que las hojas de té blanco necesitan tiempo para liberar todos sus aromas. El tiempo de preparación puede oscilar entre 5 a 7 minutos.

BLANCOté blanco